PREPARACIÓN PARA LA CONFESIÓN SEGÚN SAN IGNACIO DE LOYOLA

PREPARACIÓN PARA LA CONFESIÓN SEGÚN SAN IGNACIO DE LOYOLA:

San Ignacio quiere que pidamos a Dios tres cosas:

• Interno conocimiento de mis pecados y aborrecimiento de ellos.

• Sentimiento del desorden de mis operaciones, para que las aborrezca y me enmiende y me ordene.

• Conocimiento del mundo para que lo aborrezca y aparte de mi las cosas mundanas.
Para todo esto servirá mucho el examen bien nuestra vida, no precisamente como quien hace examen para la confesión, sino para ver, además de nuestros pecados, el desorden que hay en todas nuestras acciones.

MODO DE HACER ESTE EXAMEN

Tienes que hacer desfilar delante de ti todo lo que compone la trama de tu vida: tu oficio o profesión con las ocupaciones que llevan consigo, tus obligaciones particulares, las personas con quienes tratas: amigos, sirvientes, supervisados, superiores… los sitios que frecuentas, en que empleas el domingo, cuáles son tus diversiones, tus peligros…

No te contentes con catalogar tus faltas. Procura averiguar cuál es, en la fortaleza de tu alma, el punto vulnerable por donde más fácilmente te puede derrotar el enemigo, la materia más frecuente de tus confesiones, el obstáculo mayor para tu santificación, aquel vicio, vencido el cual, todo lo demás quedaría allanado…

Procura darte cuenta de si avanzas o retrocedes…, si va decayendo el temple de tu espíritu…, si mejora tu carácter o va empeorando…

Para eso, no ti contentes con recorrer los puntos de este examen: lo esencial está en que contestes mentalmente a cada pregunta después de pensar un poco.

EXAMEN GENERAL DE CONCIENCIA PARA LA CONFESIÓN

1. Los Mandamientos

a. Los Diez Mandamientos de la Ley de Dios

1º AMAR A DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS

1. ¿Sabes lo necesario para salvarte y cumplir tu deber? 
2. ¿Crees todo lo que enseña la Iglesia Católica? 
3. ¿Has pecado: sosteniendo ideas contrarias a ella (sobre el infierno, el Papa, la confesión, la libertad de cultos…) 
4. consintiendo en dudas contra la fe, o negando sus verdades; 
5. leyendo libres en contra de la religión; 
6. creyendo en supersticiones, adivinadoras, espiritistas? 
7. ¿Has pasado mucho tiempo sin rezar? 
8. ¿Te has desesperado o has hablado contra la Providencia? 
9. ¿Has criticado al Papa, los Obispos o Sacerdotes? 
10. ¿Te has confesado y has comulgado bien por lo menos una vez al año? 
11. ¿Has cometido sacrilegio: callándote pecados mortales en confesión a sabiendas y por vergüenza; 
12. comulgando en pecado mortal o sin estar en ayunas; 
13. recibiendo en pecado mortal algún otro sacramento (Confirmación, Matrimonio); 
14. profanando el templo, los objetos o las personas consagradas a Dios? 
15. ¿Has abusado de la bondad de Dios pensando: ya me confesare? 
16. ¿Te has avergonzado de ser católico: no atreviéndote a proceder como tal ante los demás; 
17. no queriendo mostrarte piadoso por respeto humano, 
18. dejándote arrastrar al mal por cobardía? 
19. ¿Perteneces a sociedades prohibidas? (comunismo, masonería, etc.)

2º NO JURAR SU SANTO NOMBRE EN VANO

1. ¿Has jurado con mentira o con duda? ¿Cuántas veces? 
2. ¿Has jurado vengarte? No te obliga y no debes cumplirlo. 
3. ¿Has jurado sin necesidad o por mala costumbre? 
4. ¿Has dicho blasfemias (contra Dios, la Hostia, la Virgen, los santos y las cosas sagradas)? ¿Cuántas veces? (Al ano, al mes, a la semana…) 
5. ¿Has dicho palabras irreverentes, chistes irreligiosos? 
6. ¿Has dejado de cumplir, pudiendo, algún voto que hiciste o alguna promesa grave? 
7. ¿Has maldecido o echado imprecaciones?

3º SANTIFICAR LAS FIESTAS

1. ¿Has perdido la Misa por tu culpa en domingo o día de fiesta? 
2. ¿Has llegado a ella después del Credo o te has marchado antes de la Comunión? 
3. ¿Te has distraído en Misa voluntariamente y has distraído también a los demás? 
4. ¿Has impedido a otros oír Misa? 
5. ¿Gastas todo el día de fiesta en diversiones? 
6. ¿Rezas mal, de prisa y por rutina? 
7. ¿Has trabajado en día de fiesta, en trabajos serviles más de dos o tres horas, sin necesidad? 
8. ¿Has hecho trabajar a otros?

4º HONRAR PADRE Y MADRE

HIJOS

1. ¿Has desobedecido a tus padres en cosas justas: 
2. no trabajando o no estudiando cuando y como te lo mandaban, 
3. llegando tarde a tus obligaciones, 
4. andando con malos compañeros, 
5. no apartándote de espectáculos y diversiones malas, 
6. no retirándote por la noche a la hora debida, 
7. no siguiendo sus consejos en lo referente a matrimonio, 
8. no cumpliendo su testamento y última voluntad? 
9. ¿Los has tratado con dureza y sin respeto, de palabra y de obra?: (Insultar, amenazar, maltratar…) 
10. ¿Has hecho llorar a tu madre? 
11. ¿Te has avergonzado de tus padres ante los demás? 
12. ¿Los socorres en sus necesidades? 
13. ¿Les ocultas parte de lo que ganas? 
14. Como subordinado: ¿has obedecido y respetado a tus superiores? (Profesores, jefes, abuelos, etc.). 
15. ¿Has trabajado todo lo que debías? 
16. ¿Has sido cómplice o encubridor de pecados de los superiores? 
17. ¿Eres fiel a ellos o has descubierto sus secretos y has contado chismes?

PADRES

18. ¿Procuras educar cristianamente a tus hijos: 
19. enseñándoles la doctrina cristiana, 
20. dándole ejemplo de buenas costumbres, 
21. corrigiéndolos y castigándolos cuando lo merecen (que leen, que hacen, que espectáculos y diversiones frecuentan) 
22. Vigilando para saber: adonde van, con quienes se juntan, 
23. preocupándote de que frecuenten los Sacramentos, lleven vida de piedad, se preparen un porvenir? 
24. ¿Te opones a la elección de estado de tus hijos? (Negándoles el permiso para entrar en religión o para casarse). 
25. ¿Los mimas demasiado y les concedes excesiva libertad e independencia? 
26. Respecto de tus hijas: ¿dejas que vistan mal? 
27. ¿Les permites ir solas con otros? (Coches, viajes…) 
28. ¿Les dejas tomar parte en diversiones malas? (Bailes, cines…) 
29. ¿Sabes los peligros que corren? (Al ir a trabajar a otra ciudad, durante el noviazgo, en la vida de universidad…)

30. Como superior: ¿vigilas por el cumplimiento de las leyes? (Salario justo, leyes sociales, obligaciones religiosas…) 
31. ¿Tratas a tus subordinados con soberbia? 
32. ¿Los tratas con injusticia? (En el repartir favores y cargas, atención a recomendaciones, postergando los negocios de los pobres, mandando cosas injustas…) 
33. ¿Has cumplido todas tus obligaciones con exactitud? (Como gobernador, alcalde, secretario, gerente, consejero, tutor, administrador…) 
34. ¿Evitas con entereza escándalos, robos, sobornos, venganzas, abusos, descuidos? ¿O los toleras con debilidad? 
35. ¿Te preocupas, con caridad cristiana, del bien de tus subordinados? (Evitar su perversión moral, procurar que cumplan sus deberes religiosos, Misa, confesión, etc.).

ESPOSOS

36. ¿Has maltratado a tu consorte de palabra o de obra? 
37. ¿Le has guardado la fidelidad que prometiste ante el altar? 
38. ¿Has conservado la paz y buena armonía, aun cediendo de tu derecho? ¿Le has dado algún disgusto grave? 
39. ¿Le has desautorizado delante de los hijos? 
40. ¿Le has desobedecido en cosa grave? 
41. ¿Has pasado varios días sin hablarle, disgustado? 
42. ¿Le entregas el dinero necesario para la macha de la casa? ¿O malgastas en vicios y vanidades? 
43. ¿Has impedido la obre de Dios en el matrimonio? 
44. ¿Te has ausentado mucho tiempo sin su consentimiento?

HERMANOS

45. ¿Tienes odio o aversión a tus hermanos? (Envidia…) 
46. ¿Has reñido con ellos seriamente? 
47. ¿Has estado varios días sin hablarles? 
48. ¿Has encubierto sus faltas a tus padres?

5º NO MATAR

1. ¿Has matado, herido o maltratado gravemente a otro? 
2. ¿Has desafiado o aceptado desafíos, o intervenido en ellos? 
3. ¿Has insultado o dañado de palabra a otros? 
4. ¿Tienes odio, rencor, aversión a alguna persona? 
5. ¿Perdonas al que te ofendió y pides perdón si tú ofendiste? 
6. ¿Has deseado mal al prójimo, o te has alegrado de la desgracia ajena? 
7. ¿Has dicho a tu prójimo injurias o maldiciones? 
8. ¿Tienes envidia o deseo de venganza? 
9. ¿Has hecho algo contra tu propia vida o tu salud? 
10. ¿Has abusado de la bebida hasta perder la razón? 
11. ¿Te has deseado a ti mismo la muerte? 
12. ¿Has pecado en lo referente al aborto? 
13. ¿Has escandalizado a otros: 
14. induciendo o enseñando a pecar: con malos ejemplos, conversaciones, libros, modo de vestir, posturas, diversiones…, 
15. induciendo a otros a jurar en falso, 
16. impidiendo asistir a Misa los domingos, 
17. dando ocasión o teniendo la culpa de que otros blasfemen? 
18. ¿Has hecho lo que estaba en tu mano para corregir y evitar los escándalos ajenos? (Por ejemplo, al oír blasfemar). 
19. ¿Te has burlado de otros o los has ridiculizado o criticado? 
20. ¿Remedias a los necesitados con tu caridad y tus limosnas?

6º NO FORNICAR, Y 9º NO DESEAR LA MUJER DE TU PRÓJIMO

Examina tus pensamientos, deseos, conversaciones, miradas lecturas y obras:

1. ¿Has consentido en pensamientos impuros, entreteniéndote advertidamente en ellos? ¿Cuántas veces? 
2. ¿Has tenido deseos deshonestos consentidos? ¿Cuántas veces? 
3. ¿Has sostenido conversaciones indecentes? (Cuentos, chistes o cantares obscenos…) ¿Cuántas veces? 
4. ¿Has mirado con mirada lujuriosa? (Objetos obscenos, imágenes, revistas, dibujos, películas…) ¿Cuántas veces? 
5. ¿Has leído algo deshonesto, pornográfico, o peligroso? 
6. ¿Has hecho algún acto impuro: ¿solo?, ¿acompañado?, ¿de distinto sexo?, ¿de qué estado?, ¿pariente? ¿Cuántas veces? 
7. ¿Te pones voluntariamente en peligro u ocasión próxima de pecar? (Ciertos bailes, espectáculos, personas, sitios, cines, televisión, novelas…) 
8. Si vas hacia el matrimonio, ¿cómo son tus relaciones: santas, puras, dignas, frívolas, peligrosas, por pasatiempo, con libertades, criminales? 
9. Si vives en el matrimonio: ¿abusas de él? ¿Impides su fruto? ¿Cuántas veces? 
10. ¿Luchas contra la fuerza de la pasión? ¿Procuras resistir a la tentación? ¿Acudes en ellas a Dios y a la Santísima Virgen? 
No olvides que, en esta materia, cualquier deleite carnal plenamente advertido y consentido es pecado grave. Únicamente por inadvertencia o por falta de consentimiento pleno dejara de haber pecado mortal en la materia directa de estos mandamientos. Las dudas en esta materia se deben consultar en particular con el confesor.

7º NO HURTAR, Y 10º NO CODICIAR LOS BIENES AJENOS

1. ¿Has robado algo ajeno en materia leve? 
2. ¿Has perjudicado gravemente a otros en sus bienes? (En su negocio, comercio, clientela, fortuna, hacienda…) 
3. ¿Has comprado o vendido con engaño? (En el peso, cantidad, calidad, medida, precio…) 
4. ¿Pagas lo justo (salarios, deudas, precios…), y cobras lo justo por tu trabajo? (Sueldos, ventas, negocios, prestamos…) 
5. ¿Has restituido, pudiendo, lo robado? 
6. ¿Has resarcido, pudiendo, el grave daño hecho? 
7. ¿Has comprado, a sabiendas, lo robado? 
8. ¿Has jugado cantidades grandes o que no son tuyas? 
9. ¿Has hecho trampas en el juego por ganar? 
10. ¿Has pasado billetes falsos? 
11. ¿Has sisado en las compras? 
12. ¿Derrochas el dinero en lujos y caprichos? 
13. ¿Te has dejado sobornar? ¿Aceptas dinero de negociantes o litigantes? 
14. ¿Retienes el dinero ajeno? (De legados, limosnas, pagos, jornales de obreros…) 
15. ¿Has cooperado de alguna manera a los robos ajenos? (Encubriéndolos, aconsejando, callando, ayudando, participando, no impidiendo…) 
16. ¿Sientes codicia excesiva, envidias a los ricos, y te quejas de Dios porque no te da más riquezas? 
17. ¿Has deseado robar al prójimo o perjudicarle en sus bienes? 
18. ¿Has tramado algo para apoderarte de lo ajeno? 
19. ¿Tratas de enriquecerte aprovechándote de la escasez o de la necesidad del prójimo? 
20. ¿Cumples con la justicia social, según tu posición? 
21. ¿Das limosnas proporcionadas a tus ingresos?

8º NO LEVANTAR FALSO TESTIMONIO NI MENTIR

1. ¿Has mentido con perjuicio grave para el prójimo? 
2. ¿Has murmurado? ¿De cosas de importancia? ¿También de dignidades eclesiásticas, autoridades políticas, superiores, etc.? 
3. ¿Has oído murmurar con gusto? 
4. ¿Has defendido la fama del prójimo, pudiendo? 
5. ¿Has descubierto sin causa faltas graves, aunque fueran verdaderas, de los otros? 
6. ¿Has levantado falso testimonio o calumniado? 
7. ¿Has juzgado mal del prójimo sin suficiente motivo? 
8. ¿Has revelado o descubierto secretos de importancia? 
9. ¿Has leído cartas ajenas, sabiendo que lo llevarían a mal? 
10. ¿Has querido enterarte de secretos, escuchando o de otro modo? 
11. ¿Has traído cuentos o chismes de unos a otros? 
12. ¿Has exagerado los defectos ajenos? 
13. ¿Has difamado o ridiculizado al prójimo? (De palabra, por escrito, por insinuaciones, infundiendo sospechas…) 
14. ¿Has restituido la fama pudiendo? 
15. ¿Has permitido murmurar cuando tenías obligación de impedirlo? 
16. ¿Has actuado de testigo falso?

b. Los Mandamientos de la Iglesia

1º OÍR MISA ENTERA TODOS LOS DOMINGOS Y FIESTAS DE GUARDAR
¿Has dejado esos días de oír Misa sin causa suficiente?

2º CONFESAR, A LO MENOS, UNA VEZ AL ANO, O ANTES SI HAY PELIGRO DE MUERTE O SE HA DE COMULGAR 
¿Te has confesado bien por lo menos una vez al año? ¿Y en peligro de muerte?

3º COMULGAR POR PASCUA FLORIDA 
¿Cumpliste con Pascua todos los anos, comulgando bien a su tiempo? y si no, entonces, ¿comulgaste lo antes posible?

4º AYUNAR CUANDO LO MANDA LA SANTA MADRE IGLESIA 
¿Has ayunado los días señalados, pudiendo y no estando excusado? ¿Has guardado abstinencia, pudiendo?

5º PAGAR DIEZMOS Y PRIMICIAS A LA IGLESIA [Es decir, atender a las necesidades de la Iglesia, contribuyendo según las leyes y laudable costumbre de cada región – Canon 1502] 
¿Has dado para el culto lo que se acostumbre? ¿Eres generoso en sostener las obres buenas, de apostolado, Misiones, etc.?

2. Los pecados capitales

Soberbia. ¿Te dejas dominar de ella y fomentas sentimientos de vanidad y de orgullo? ¿Has saboreado deliberadamente los aplausos y alabanzas y has buscado eso con desorden? ¿Te contemplas con vanagloria? ¿Desprecias a los que te rodean? ¿Te envaneces por el puesto que ocupas?

Avaricia. ¿Piensas solo en los bienes de este mundo? ¿Sientes un ansia excesiva de enriquecerte por codicia? ¿Tienes demasiado apego al dinero?

Lujuria. ¿Buscas con afán y por sistema los refinamientos, placeres y comodidades? ¿Eres blando en tus costumbres, dejándote llevar de la carne en tus diversiones? ¿Abusas de la vida de bar, cine, baile?

Ira. ¿Te dejas llevar del genio y te enfadas con facilidad? ¿Soportas con paciencia las adversidades y molestias de los demás, y todo lo que te contraria?

Gula. ¿Procuras guardar orden y la debida moderación en el comer y en el beber? ¿Te dejas llevar de la bebida fácilmente? ¿Eres sensual y refinado con exceso?

Envidia. ¿Te domina la envidia y llevas a mal el que otros tengan más o sean mejores o más felices que tú? ¿Tienes anchura de corazón para saber alegrarte del bien ajeno tanto como del propio?

Pereza. ¿Has sido negligente y comodón en tus obligaciones? ¿Malgastas el tiempo en la ociosidad? ¿Te dejas de la pereza: al levantarte, en el trabajo, en tus descansos?

Patronos

1. ¿Tratas con caridad cristiana a tus obreros? 
2. ¿Los tratas como a esclavos o como a hermanos? 
3. ¿Les dejas tiempo conveniente para cumplir sus deberes religiosos? 
4. ¿Haces algo por el bien espiritual de tus obreros? 
5. ¿Les pagas el salario justo y conveniente? 
6. ¿Tienes en cuenta la doctrina social de la Iglesia en la organización de tu empresa? 
7. ¿Guardas con tus subordinados las leyes del Estado, las de la justicia y de la caridad? 
8. ¿Evitas cuanto puedes su perversión moral y los peligros de su alma? 
9. ¿Tienes cuidado especial por la formación cristiana y por la preservación de los aprendices? 
10. ¿Te das cuenta del estado de tu fábrica desde el punto de vista moral? ¿Conoces las condiciones de trabajo de los obreros? 
11. ¿Abusas de tu posición de la situación precaria del personal, de tu ascendiente sobre tus subalternos? 
12. ¿Tienes rectamente formada la conciencia profesional? 
13. ¿Te preocupa la moral en los negocios o prescindes por completo del aspecto moralidad? 
14. ¿Haces lo posible por mantenerte dentro de los justos límites al realizar los beneficios o te aprovechas de las circunstancias sin poner freno a la codicia? 
15. ¿Cumples con la justicia social, cooperando al remedio de las terribles circunstancias? 
16. ¿Derrochas criminalmente en lujo y ostentación? 
17. ¿Dedicas algún tiempo del día a tus deberes familiares o te dejas absorber por completo por tus negocios? 
18. ¿Guardas equidad en el reparto de cargos y provechos entre los supervisores, empleados y obreros? 
19. ¿Has permitido que se arreglen las cosas a capricho de los caciques que quieren aprovecharse? 
20. ¿Das a tus obreros ejemplo de patrono católico por tu piedad y tu moralidad?

Empleados

21. ¿Te hallas habitualmente bien dispuesto respecto de tus patronos? ¿Los miras sin aversión y sin odio? 
22. ¿Cumples fielmente con tu obligación de trabajar el tiempo debido? 
23. ¿Eres diligente en el trabajo y cuidas debidamente de las cosas de tus patronos? 
24. ¿Les haces daño en sus bienes con mala intención?
25. ¿Lo criticas con tus compañeros o amigos?
26. ¿Defiendes la honra de Dios sin dejarte llevar de miedo alguno? 
27. Conciencia profesional: ¿como la tengo formada y como actúo en el ejercicio de mi profesión? 
¿Doy el tiempo conveniente al trabajo? ¿A mi obligación? 
¿Se yo ver en mi trabajo la voluntad de Dios y lo tomo con espíritu cristiano y sobrenatural? 
¿Trabajo a conciencia, de lleno, con entusiasmo? 
¿Procuro solo cumplir y llenar el expediente? 
¿Sé buscar mi legítima satisfacción en el trabajo hecho con esmero y perfección? 
¿Tengo amor al trabajo o lo considero como una desgracia? 
¿Tengo conciencia clara de mis obligaciones? 
¿Tengo desarrollado el sentido de responsabilidad? 
¿Soy lento en el trabajo, remolón, flojo? 
¿Abuso de mi cargo, tomo lo que no es mío? 
¿Procuro hacer “cristiana” mi profesión, elevando mi trabajo a Dios por la intención y santificándolo por el esmero que ponga en hacerlo a conciencia? 

EXAMEN DEL TIEMPO

Cada día: hora fija para acostarme y hora fija para levantarme por la mañana. Comienzo del día: hora de empezar el trabajo (hechas las oraciones de la mañana) con puntualidad para hacerlo con exactitud.

Cada semana: hora de ir a misa, cristiano empleo de mi descanso.

Cada mes: retiro de perseverancia en el fruto de los Ejercicios: un día especial para mi conciencia y mi espíritu.

Cada año: actos anuales: vacaciones, Ejercicios en retiro, balance económico y espiritual del ano…

¿Aprovecho bien mi tiempo o lo pierdo?

¿Soy avaro del tiempo (que es más que oro) o lo despilfarro? (Conversaciones inútiles, ociosidad, languidez, disgregación de la atención, falta de plan de trabajo…

¿Lleno mi vida o la dejo pasar vacía e inútil?

¿Es para mí el tiempo un capital negociable que Dios pone en mis manos?

EXAMEN DE LAS OBLIGACIONES RELIGIOSAS

Instrucción religiosa: ¿está a nivel con mi cultura general y profana?

¿Conozco a fondo mi religión o he olvidado aun el catecismo?

¿He examinado el nuevo Catecismo de la Iglesia Católica?

El Padre acoge al Hijo Pródigo
¿Qué tiempo dedico a la lectura de libros serios? (De formación, apologética, religiosos).

¿Como guardo las fiestas? ¿Me contento solo con la Misa pudiendo dedicar más tiempo a la piedad?

Oraciones de la mañana, con el ofrecimiento de obras.

Misa y comunión diarias: con qué preparación y con qué fruto espiritual que se note durante el día.

Mis oraciones: como las hago: por rutina, de prisa o con fervor, despacio, con esmero en rezar bien.

Meditación diaria, Rosario en familia, Visitas al Santísimo, Actos de la Congregación o Asociación.

Oraciones de la noche, con el examen de conciencia.

No demasiadas practicas piadosas, pero si sólidas y fundamentales.

¿Hago lo que puedo y debo, o podría hacer mucho más para cultivar mi piedad y cumplir mis obligaciones religiosas?

EXAMEN DE LAS MORTIFICACIONES

Sirven maravillosamente para forjar el carácter. 
Son una gimnasia, un entrenamiento, un deporte moral.

En el cuerpo: ¿Como aguanto el frío, el calor, el cansancio, las molestias pequeñas? ¿Domino mis sentidos: la vista, el oído (curiosidad)? ¿No podría practicar alguna penitencia conveniente?

En el entendimiento: ¿Soy terco o se doblegarme cuando debo?

En la imaginación: ¿La dejo fantasear o la domino con mana? ¿La excito con novelas y películas?

En la voluntad: ¿Se sufrir contrariedades y aguantar? ¿Se sonreír en la adversidad? ¿Me mantengo sereno en la desgracia?

En el corazón: ¿Freno mis vehemencias? ¿Controlo mis afectos: simpatías, manías, repugnancias, odios? ¿Vigilo mis ímpetus internos desconfiando del corazón ciego?

EXAMEN DE LA RIQUEZA

¿De dónde viene? (De ganancias justas o injustas, de fuente limpia o turbia).

¿En qué se va? ¿Doy lo necesario para lo necesario? ¿Doy lo conveniente para lo conveniente?

¿Gasto excesivamente en limosnas y obras buenas?

¿Qué dinero dejaré a mis hijos: ¿Saneado o amasado con lágrimas y arrebatado a otros?

¿Me sobra demasiado capital? ¿No podría emplear mejor mi dinero: con más orden, más cristianamente, más santamente?

EXAMEN DE LOS BIENES

Mi salud: ¿La cuido poco, o demasiado? ¿Soy aprensivo?

Tengo que repasar: mis comidas, bebidas, vestido, sueno, habitación…

Mi alegría: ¿Soy sanamente alegre? ¿Doy la importancia debida a un ambiente interior alegre, claro, risueño siempre?

¿Se combatir y reaccionar contra la fatal tristeza, engendradora del pesimismo derrotista?

Mi ciencia: ¿Cultivo mi inteligencia o la dejo atrofiarse lamentablemente? ¿Aumenta el depósito de mis conocimientos o vivo solo de rentas? ¿Me contento solo con una capa de barniz o busco un conocimiento profundo? ¿Me anima la curiosidad científica o me domina la curiosidad malsana? ¿Soy pedante y atrevido?

Mi fama: ¿Procuro merecer la buena fama con medios legítimos? ¿Soy ambicioso? ¿Me despreocupo con exceso de la opinión de los demás o soy su esclavo?

Estos bienes míos y otros: ¿Como los empleo? ¿Ordenadamente, según la voluntad de Dios? ¿No los podría usar de manera más útil y más virtuosa? ¿Como los podría ampliar? ¿Como los podría santificar?

¿Pienso en la cuenta que de todo ello he de dar a Dios?

EXAMEN DE LAS VIRTUDES

¿Qué cosas buenas tengo? ¿Reconozco en mí algunas virtudes? ¿Me doy cuenta de las que me son necesarias?

¿Cuáles son las que podría tener y no tengo?

Mi fe: ¿Es viva, apagada, muerta? ¿Instruida o ignorante? ¿Teórica o aplicada a toda mi vida?

Mi esperanza, mi ilusión, mis ideales: ¿Están todos en esta vida o en la otra?

Mi caridad: ¿Puedo decir con verdad que amo a Dios? ¿Solo cuando me salen bien las cosas? ¿Me ejercito en actos de amor de Dios?

Mi caridad con el prójimo: ¿Lo amo como a mí mismo? ¿Gozo haciendo el bien? ¿Me sacrifico por los demás? ¿Me gusta hacer favores? ¿O soy egoísta, interesado, replegado sobre mi mismo?

¿Tengo prudencia? ¿Procedo con reflexión, con calma, con ponderación? ¿O con demasiada prudencia?

¿Tengo justicia? ¿Doy a cada uno lo suyo, con rectitud, sin favoritismo, sin adulación?

¿Tengo fortaleza? ¿Soy ancho de corazón para comprender, valiente para empezar, magnánimo para ejecutar, constante para perseverar, entero para no cejar, tenaz para terminar? ¿O lo soy con exceso?

¿Tengo templanza? ¿Guardo moderación en las diversiones, templanza en los placeres?

¿Soy bondadoso, humilde, generoso, ecuánime?

EXAMEN DE LOS VICIOS

¿Cuál es el vicio que predomina en mí? ¿Qué costumbre mala tengo más arraigada? ¿Empiezo a tener algún vicio? ¿Lo descuido y lo voy dejando crecer? ¿Qué medios pongo para desarraigarlos? Los vicios principales son los siete pecados capitales.

Los peores vicios son la impureza, el juego y la embriaguez.

Los más fundamentales la soberbia y la pereza.

Los más comprometidos la codicia y la impureza.

Los más frecuentes…

Los medios para no caer en el vicio o salir de él son:

28. la oración y frecuencia de Sacramentos, 
29. la devoción a la Virgen, 
30. la constancia en luchar y resistir, 
31. el trabajo y ocupación continua, 
32. el huir de las ocasiones y peligros.

EXAMEN DE LOS PELIGROS

¿Tengo yo algunos peligros especiales de pecar? ¿Son inevitables o son voluntarios? ¿Qué podría hacer para alejar de mi el peligro si no puedo yo alejarme de él?

¿Qué cautelas tomo? ¿Cómo me fortalezco contra las tentaciones?

¿Huyo cuanto puedo de la ocasión de pecar?

¿Procuro hacerme imposible el pecado por falta de oportunidad?

¿Tengo conciencia da mi obligación de evitar los peligros de pecar?

Tengo que examinar: mis compañías, mis diversiones, cines, teatros, otros espectáculos, televisión, bailes, excursiones, fiestas de sociedad, noviazgo, vida de club, de bar…

En los peligros inevitables, cautela.

En los voluntarios el remedio es la huida.

EXAMEN DE LAS OMISIONES

Omisiones culpables, de cosas obligatorias. Omisiones inculpables, pero de obras buenas que podría haber hecho.

¿Qué ocasiones de hacer el bien tengo y dejo pasar?

¿No podría haber trabajado mas, estudiado más, mejor, con más método y actividad?

¿No podría haber hecho algún bien a los míos o a los extraños?

¿Me doy cuenta de mi responsabilidad por el bien que dejo de hacer? (Las miserias que puedo remediar, penas que puedo consolar, almas que puedo salvar.) ¿Me preocupa la idea de que nuestros actos nos siguen: somos víctimas de nuestro propio pasado y soy yo quien preparo mi propio porvenir feliz o desgraciado? ¿Dejo transcurrir mi vida estéril y voy acumulando omisiones, como cantidades negativas?

EXAMEN DE LAS DIVERSIONES

Las necesito y debo también santificarlas.

¿Qué tiempo doy a mis diversiones? ¿El conveniente o excesivo?

¿Qué clase de diversiones prefiero? ¿Las activas (deporte en sus mil formas) o las pasivas (tan fáciles como enervantes, sobre todo la televisión y el cine?

¿Qué orden puedo poner en mis diversiones? (Cantidad, clase, modo…)

Mis espectáculos: ¿abuso de ellos y de su facilidad y profusión?

Mis lecturas: ¿Leo solo novelas? ¿Como las leo? ¿Con que fin? ¿Sigo método en mi plan de lectura? ¿Tengo moderación? ¿Se interrumpir a tiempo?

EXAMEN DE AMISTADES Y REUNIONES

¿Las sé clasificar (pasajeras, amistosas, intimas, convenientes, inconvenientes…)?

¿Cómo las podría ordenar según Dios y santificarlas según su voluntad?

Mis conversaciones: ¿De qué hablo con más frecuencia? ¿Tengo temas tópicos o maniáticos? ¿Soy limpio y correcto al hablar? ¿Evito lo peligroso, lo poco caritativo, lo obsceno?

EXAMEN DE TODO

Mis amores y mis odios.

Mis libros y mis periódicos y mis revistas.

Mis canales y programas de televisión.

Mis debilidades y como las corrijo. (Respeto humano, flojedad, contemporización, inconstancia, volubilidad, vanidad, egoísmo, interés, descontento, alineamiento…)

Mis cosas; las de mi uso: mi habitación, mis muebles, mis utensilios, mis trajes y adornos…

Mis abusos y como los he de corregir. (Abusos en la comida, en la bebida, en el tabaco, en el juego, en los refinamientos, en el vestido, diversiones, lecturas y aficiones?

Mi celo y mi espíritu proselitista.

Todo lo bueno y malo que tenga.

Para confirmar y reforzar lo bueno.

Para podar y corregir lo malo.

Conocer toda mi vida y darme cuenta del estado de mi espíritu.

Conocer lo que hago y ver si puedo hacer mas y mejor.

Estudiar los medios que puedo emplear para evitar el vicio y el desorden, y para adelantar cada día mas en virtud y perfección.

FRUTOS DE ESTE EXAMEN

Lo que tienes que poner en claro es esto:

Primero, cuál es tu ocasión próxima de pecar mas peligrosa,

Segundo, cuál es tu defecto principal o tu pasión dominante,

Tercero, cuál es tu cualidad moral más aprovechable,

Cuarto, cuáles son los obstáculos especiales que tu encontraras para el servicio de Dios nuestro Señor,

Quinto, cuáles son los medios que vas a emplear para vencer esas dificultades particulares tuyas,

Sexto, qué virtud vas a cultivar con mayor interés, y

Séptimo, qué medios vas a utilizar para conseguirla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s